17 de marzo de 2015

EN EL FONDO ME QUIERE.


 -    ¿Mari… por qué siempre estás encendiendo velas?

 -    ¿Siempre?

 -   Siempre que vengo y estás terminando de limpiar, te veo encendiendo velitas de colores y palitos de esos.

 -  Incienso.

 -   Eso.

  -  No lo entenderías, mamaíta.
     
  -  No, claro, tu madre es tonta.

 -    Lo enciendo para alimentar el espíritu, para limpiarlo. Así de paso que perfumo y limpio el piso, hago lo mismo con mi alma.

 -   Qué lástima de hija.

- ¿Lo ves? No lo has entendido. Pero… ¿A que huele bien?

 -  A gloria bendita.   

María José Díaz 

No hay comentarios:

Publicar un comentario