5 de mayo de 2012

EL DUENDE DEL PIANO



( Un guiño de nostalgía para mis amig@s de Grupobuho):
El juego consistía en utilizar algunas palabras y añadirlas en el contexto de una historia, no sobrepasando las 400 palabras (hecho que "casi" cumplo). Esa semana tocaba: Anticuario, Algoritmo, Dogma, Duende, Privilegio.
Así me salió:

Cuentan que hace mucho tiempo, un experto anticuario recorría las campiñas gallegas en busca de muebles antiguos arrinconados en desvanes, cobertizos, de granjas o haciendas donde tenía la esperanza de hallar piezas meritorias y comprarlas a bajos precios, aprovechando la ignorancia de los paisanos desconocedores de su valor real.

Algo cansado por vagar sin éxito durante días sin conseguir nada de valor, sino trastos viejos que no le ayudaban ni por asomo a cumplir sus cuentas en su algoritmo mensual que le permitiera encontrar alguna pieza importante y hacer el negocio de su vida, se sentó a descansar en un banco de la entrada de un caserío esperando que alguien lo recibiera.

Un hombre con la mirada perdida lo recibió como si lo estuviera esperando y al presentarse y explicar el motivo de su trajinar, lo llevó hacía el umbral del cobertizo de aquel lugar, indicándole que si quería un piano que poseía aceptaría lo que viera oportuno.

Cuando el anticuario extrañado quiso preguntarle la razón de su desapego a una pieza tan valiosa advirtiéndole aquel, que no le ayudaría a retirarlo bajo ningún concepto y si le interesaba la pieza debería de convencer a los lugareños para que lo ayudaran a sacarlo, le sorprendió la historia que el campesino asustado le contó:

Aseguraba que aquel piano poseía un misterioso sortilegio y tocaba largas piezas solo, sin que ninguna mano humana lo tocara. Que su vieja mujer no había levantado cabeza desde que un día, alentada por un extraño ruido que desde el cobertizo provenía, quiso acallar a su curiosidad y se acercó sigilosa tras la puerta entreabriéndola levemente.

Aseguraba que había tenido el privilegio de entrever, bailando encima del piano, a un pequeño ser, no hallando la forma de describirlo pues no era ni hombre, ni enano, ni niño con un par de ojos oscuros, grandes e inquietantes, que brillaban como un cristal en las penumbras como un duende de unos 30 cm.

Con ropajes singulares, un gran sombrero que le tapaba parte de su rostro y dientes agudos convirtiéndolo en su ser aparentemente malévolo, rompiéndole en añicos cualquier dogma de fe cuando al percibir su llegada, el piano cesó su musica y aquel extraño duendecillo le clavó su mirada cínica y maligna, despertando en ella un terror hasta ahora desconocido, como si le hubiera clavado un puñal provocándole una rápida huida tan veloz, como las piernas le procuraban y creyendo que el singular personaje iba tras ella en un encarnizado trayecto, hasta que como pudo se encerró en su hacienda, no queriendo jamás salir sola del umbral de la puerta, sin encontrar ninguna explicación a todo lo acontecido aquel sorprendente día....


(¿Seguirá? ¿Lo dejo así? )





19 comentarios:

  1. Recuerdo que este pequeño relato proseguía... que acorté por ceñirme al juego, pero no encuentro el texto restante...
    ¿Me ayudáis? qué final esperan?? quizás me anime y lo termine.
    Feliz domingo... !!!

    ResponderEliminar
  2. Pues si te animas y lo terminas, será un gusto leerlo. Te mando besos, Mariose.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Luis!! El ánimo anda "despistao" me falta "algo" musas, inspiración, ganas... jejeje! qué se yo. Pero si lo hago, será un gustazo que lo leas. Besos.

      Eliminar
  3. Hola, Mariose!!!. Es muy bonito, me ha enganchado enseguida, lástima que no encuentres el resto del texto. ¿Qué te parece que el anticuario toque una pieza al piano y rompa el hechizo?. Lo dejo en tus manos. Ánimo compañera buhita!!. Bscos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aún lo busco, se que lo escribí y cuando le di a contar palabras, me pasé un poco y tuve que borrar algún párrafo para ceñirme a las 400 palabras... puede que lo borrara definitivamente, ni me acuerdo, ...
      Me gusta ese final que has sugerido... lo guardo "en el cajón de cosas pendientes" muchas gracias, Ana...si lo hago te aviso. Un besito, compa ;-)

      Eliminar
  4. María José!! si no encuentras el resto, no pasa nada, que todos los males sean esos. Tienes inteligencia de sobra para inventarte la continuación y sorprendernos a todos. ¡Ánimo que tu puedes!! y que sepas que me alegro que continúes dándole vidilla a tu blog!!


    Te has ganado un premio. Lo tienes que colgar en un rinconcito de tu blog ehh jejeje


    http://2.bp.blogspot.com/-o6VBS5Lg2Lw/Tm0tJ4zy2YI/AAAAAAAAASg/v8tQu8Hz9Gw/s1600/Premio_El+Costurero+de+mimbre.jpg


    Besos y feliz semana!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ooooooh, Mónica qué bonito detalle... a ver si ahora se ponerlo
      :-) Je je je...!!
      Gracias por lo de inteligencia... pero de sobra, no... que me cabe más, mucha más jajaja!! :-)
      Besotes y feliz semana también para ti, guapísima

      Eliminar
    2. ¡He podidoooo! yujú!! jejeje! ahí puestecito lo tienes. Ea! El premio más acorde con esta entrada no muy ser, muy agradecida ... y me encanta todo lo relacionado con los bosques, duendes, hadas... uhmmm! qué gustazo!

      Eliminar
  5. Yo casi lo dejaría así y que el personal se invente lo que quiera.
    No, es broma.
    Haz un esfuerzo a ver si encuentras cómo acaba, que la trama está muy conseguida .
    Ánimo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso, jejeje!! que cada uno se lo imagine, el que quiera... :-)
      Yo esfuerzo hago pero a lo mejor me falla la concentración (si es que como dice mi madre y mi padre y la vecina de al lado: "no se "pué" estar en misa y repicando")
      Gracias, Joaki, bienvenido.

      Eliminar
    2. Joaki ¿tienes blog? que no lo encuentro... :-)

      Eliminar
  6. Yo también lo dejaría así. Me parece sorprendente ya de por sí. Bonito cuento, inquietante y enigmático.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De momento así se quedará... y cuando se os haya olvidado, para no ser muy pesadita, pues a lo mejor le doy otro toque... muchas gracias Analogías. :-)

      Eliminar
  7. Guapisima..me encanta releerte,cuántos recuerdos de aquella época Buhera,donde compartíamos dudas y anhelos..
    es un placer leerte!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ... y a mí, que me visites. Sí! jejeje! aquellos tiempos ya pasaron, pero quedará en el recuerdo... fue enriquecedor, entre otras cosas, pero sobre todo te conocí, ya sólo por eso valió la pena. Un beso, preciosa

      Eliminar
  8. Me gustan sobremanera los cuentos sin final...son muy dificiles de lograr, pues no siempre queda bien el invento...en esta ocasión esta perfecto; das la oportunidad al lector de ser participe de lo que lee, le implicas.
    Encantado de volver a leerte,amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí que es díficil y depende también de quién te lea... esa es la magia... que cada persona le da su toque mágico, desde su angulo.
      Encantada de que me visites y con ganas de volver a leer todo lo tuyo. Un beso.

      Eliminar
  9. Hola, María. Te he concedido el premio Liebster por el blog. Se va pasando entre los que tienen menos de 200 seguidores. Las instrucciones las tienes en el mío : www.ondasaladas.blogspot.com.es

    ResponderEliminar
  10. Muchas gracias, Jorge por acordarte de mí, paso a recogerlo. :-)

    ResponderEliminar